Esfumato en Valdemorillo

Decía Pablo Neruda, “En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es un niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta”.

Esfumato nos recuerda con su original propuesta en escena que hay que conservar con cariño el niño que todos llevamos dentro y que éste no dista tanto del hombre o mujer en el que nos hemos convertido después de fichar cada mañana en el trabajo, pagar facturas o delegar nuestros sueños infantiles en las nuevas generaciones.

Aunque no tengo claro que el público al que Esfumato se dirige sean los niños, lo cierto es que con su espectáculo de luces, sombras y marionetas atrajo a un buen número de infantes que, subidos en los respaldos de los asientos del teatro de la Casa de Cultura Giralt Laporta de Valdemorillo, miraban boquiabiertos al dúo de magos de la ilusión: Enrique Amigó y Carlos Manzanares. Risas y espontaneidad como respuesta a cada gesto, nota o baile que absorbían desde el escenario y que, probablemente esa noche, nos hizo soñar a todos los presentes, niños o no, con luces de colores, acordes y desacordes, bossa, reagge, palabras, ecos, megafonías, bocinas o melodías afinadas.

Esfumato en Valdemorillo

Un racimo de canciones que discurrían sobre el cuento del soldadito de plomo y la bailarina y que iban tomando forma con la dulce voz, aliñada de su acento canario, de Enrique, y la agilidad y destreza de Carlos con los miles de juguetes que formaban parte de Esfumato.

Vaporosidad en el ambiente como la propia técnica de pintura que da nombre a este grupo nacido en 2004 como un proyecto solitario de Enrique Amigó, producido por Javier Monforte, y acompañado por Carlos Manzanares y Julio Gonzalo, al saxo, que en esta ocasión no les acompañó. Una propuesta, en definitiva, atrevida en la que se distinguen perfectamente dos partes: teatro y música, expresiones artísticas que unidas despiertan tanto el sentido del oído como el de la vista.

Por un lado está la parte musical, que les justifica en un ciclo como “Canciones al Filo”. En ella, Enrique se lleva una parte importante del protagonismo, puesto que es el autor de las canciones que sonaron y que versaron sobre temas tan universales como el amor, la irrupción de los hijos en la pareja o el estrés al que nos vemos sometidos cada día… Dice una de sus canciones, “la vida es como un rumor y hay que decirlo por ahí… la vida es como un limón”, – y dice la autora de este texto que… si la vida es como un limón, habrá que exprimirlo cada día, aunque escueza. Y luego están las melodías… los ritmos que a golpe de percusión nos invitan a viajar hasta África, que nos llevan, cuando son estridentes al centro de una ciudad, o nos enamoran con la cadencia de bossa. Sin olvidarnos de la parte importante que lleva la guitarra, siempre presente, los instrumentos de juguete, que sorprende lo que dan de sí cuando están bien tocados -no sería mi caso- o las programaciones que acompañan a cada tema.

Esfumato en Valdemorillo

Y luego está la parte ilusionista. Carlos asume la responsabilidad de despojarnos de nuestro papel de señores y señoras adult@s para que, de nuevo, libres y sin lastres, podamos volar con nuestra imaginación gracias a las imágenes que proyecta sobre una pantalla y que nos recuerdan a las populares “sombras chinescas”, uno de los primeros esfuerzos del hombre por reproducir el movimiento sobre un telón blanco, técnica ancestral, antecesora del cine. Así, reímos con una vaquita caminado alrededor de la luna, acompañamos en su danza clásica a una bailarina de papel, que enamoraba al lisiado soldadito de plomo, u otro baile… el de la sensual chica que nos hipnotiza desde la pista de una discoteca.

Esfumato en Valdemorillo

Se podría decir que en una hora y media los presentes disfrutamos de “la increíble historia de lo que sólo dos tipos pueden montar sobre el escenario, con mucha imaginación, juguetes, teatralidad y buen gusto”.

Fdo: Beatriz Pérez Otín

Anuncios

Esfumato en “Canciones al filo” 2010

Esfumato surge en 2004 como un proyecto en solitario de Enrique Amigó, desarrollando canciones sobre bases electrónicas. El proyecto continúa en estudio de la mano de Javier Monforte. A lo largo de esos años comienza a compartir escenario con Carlos Manzanares que manipula juguetes y sombras.

El proyecto va cogiendo forma y poco a poco, las bases electrónicas van incorporándose al directo y los juguetes van incorporándose al estudio, dando lugar al primer disco de Esfumato “Juguetes y sombras” editado en 2008 con el diseño gráfico de Alejandro González.

El directo de Esfumato, con Enrique a la voz y guitarra, Julio Gonzalo al saxo soprano y Carlos Manzanares se complementa con melodías y efectos enteramente producidos por juguetes y bases electrónicas. El espectáculo se acompaña además de una caja de sombras en movimiento a partir de objetos reales. El escenario es un espacio íntimo en el que se mezclan voz, guitarra, saxofón, sonidos electrónicos, juguetes musicales y sombras.

8 de mayo de 2010
Casa de Cultura Giralt Laporta
Valdemorillo
21:00h.

5 euros a beneficio de Médicos del Mundo

Canciones al filo 2010

Un año más volvemos con el Ciclo de autor “Canciones al filo” de la Sierra de Guadarrama, y ya vamos por la VII edición. ¡Quién nos lo iba a decir, cuando comenzamos esta andadura, que llegaríamos hasta aquí!
Este año queremos agradecer de nuevo a todos los municipios participantes su gran esfuerzo. Guadarrama, Valdemorillo, Becerril, Navacerrada, con Collado Villalba a la cabeza, albergarán las actuaciones de 2010.
También queremos agradecer a Infancia Solidaria el haber estado con nosotros en la edición anterior y recogemos el testigo de la ayuda humanitaria con la participación, de nuevo en el Ciclo, de Médicos del Mundo, quien se encargará de gestionar todo el dinero proveniente de las recaudaciones de los conciertos.
Este año también contamos con el apoyo de la emisora online Rockola.fm, a la que estamos muy agradecidos de haberse involucrado con la música de autor y cantada en castellano. Además de otras cosas, crearán una emisora en la que podrás escuchar una selección de canciones tanto de la edición 2010 como de ediciones anteriores.

Gracias igualmente a todos los medios locales por el apoyo que nos brindáis año tras año, Radio Villalba, Cope de la Sierra, Canal7, el Telégrafo, El Diario de la Sierra, El Faro, etc. Y por supuesto gracias a los músicos participantes y a vosotros público, sin el cual todo esto no tendría sentido.

El próximo 18 de febrero, a las 12:00h., en el Ayto. de Collado Villalba, tendrá lugar la rueda de prensa en la que desvelaremos todos los detalles.

Un año más nos alegramos de seguir y esperamos que acudáis y lo disfrutéis.

Cristina Narea en “Canciones al filo”

Hace tiempo de la actuación de Cristina Narea en Valdemorillo, pero no por ello se pierde el recuerdo de una velada serena, sentida y relajada, con gran afluencia de público.

De Cristina sabemos mucho y muchos, como corista de Aute, Sabina, Revólver, Miguel Ríos y un largo plantel de grandes artistas, e igualmente sabemos de su participación en proyectos con diversas ONG y otros movimientos en apoyo a los más desfavorecidos. Pero volviendo al tema musical, tiene fuerza, personalidad y arte, por sí misma, como para defender el concierto del día 7 de marzo y diez mil más.

No es que tenga tablas, Cristina es “las tablas”. Sabe mirar, conoce su espacio, dirige su voz (personal y de tesitura tirando a grave), comunica. Nada fácil, pero ella así lo hace.

Vino acompañada por Antonio Restucci quien, aunque gran guitarrista, no considero que aportara en exceso al espectáculo, debido al dominio y la solidez de Cristina. Generosa, invitó a cantar al cantautor de la Sierra, Chema Lara, y a un ya gran amigo suyo después de algunas colaboraciones: Andrés Sudón.

Cristina Narea en Valdemorillo

Interpretó canciones principalmente de su álbum “Al otro lado” (2004) como “Nadie nos vió”, “Cerca de ti”, “Ni tu ni yo”, “Mensajes en las botas”, con una entretenida presentación sobre una historia de amor en la que su pareja le dejaba notas en las botas y dejó de hacerlo 😦 , y algunas del nuevo disco que prepara con grandes como José Antonio Romero, Fernando Illán, Paco Bastante, etc.

Las canciones de Cristina nos transportan a un universo entre el folk, el rock más tranquilo y la canción de autor americana, pero todo cantado en castellano con letras poéticas de historias musicadas. Puras canciones en concepto global y bipolar ¿predomina más la buena música o la buena letra?. No sabría responder. “Agua que viene y se va, agua que viene y se va”, nos animó a todos a cantar, estribillo y leitmotiv de la canción “Agua” que dará título a este nuevo cedé tan esperado por todos.

Cristina Narea en Valdemorillo

Un gran cierre del ciclo 2009 de “Canciones al filo”, todo un éxito para nosotros. Esperamos que igualmente lo haya sido para todos vosotros y sigáis acudiendo, cada vez en mayor número como lo venís haciendo, en la próxima edición de 2010, ya la VII, que ahora mismo comenzamos a preparar.

Os mandamos un gran abrazo y un sentido agradecimiento a todos los municipios colaboradores, artistas, amigos y público.

Rúa en Canciones al filo

Rúa: del latín, “camino”, mientras que en Galicia es una “fiesta o diversión nocturna de aldeanos”. Rúa son Leticia Samartín y José Luis Martínez (Tito), en la música nacieron en San Lorenzo del Escorial.

Pese a que les conozco desde hace ya varios años, que les he oído cantar en varias ocasiones, incluso hemos compartido algún concierto, esta era la primera vez que iba a escuchar un concierto “largo” de ellos completo. Por ello me llevé al concierto mi MP3 grabador, para poder re-escucharlos posteriormente, desde la tranquilidad de mi casa, pero los cables que llegaron hasta el aparato no eran los correctos, no eran los que sacaban sonido, ¡menuda lástima!.

La música de Rúa parte de dos motivos paralelos, en las que ambos tienen la misma importancia: el motivo estético y el motivo ético. Su música es positivista y sus temáticas sociales en un gran número, lo que no deja de ser algo sorprendente y agradable en estos días en los que todo se ve desde una óptica bastante negativa.

Melodías fáciles de entender (como a mi me gustan) y agradables de escuchar, letras cargadas de sentido y sentimiento, unas excelentes dobles voces, hacen de los conciertos de Rúa algo bastante agradable, un rato que se te hace muy corto y del que sales con las pilas totalmente cargadas. Tito a la guitarra, Leticia con las percusiones en algunas de las canciones y sobre todo muy compenetrados.

Lo dicho, uno de esos conciertos en los que sales con ganas de más, que estás deseando volver a escucharles.

Aprovecho también para felicitar a la corporación del ayuntamiento de Valdemorillo, ya que nos honraron con su presencia 3 concejalas del equipo de gobierno, entre ellas la Concejala de Cultura, como no podía ser de otra forma.

Fdo: Francisco Espinosa

Fotos de Rúa en Valdemorillo

Rúa en Valdemorillo

Rúa en Valdemorillo

Rúa (Tito y Leticia) con Francisco Espinosa y Carlos de Abuín

Rúa en Valdemorillo

Rúa (Tito y Leticia) estarán actuando el próximo sábado 1 de marzo, a las 20:00h. en la Casa de Cultura Giralt Laporta de Valdemorillo.

Rúa