Y dos semanas después… comamos, bebamos, y… disfrutemos recordando el Concierto de Carlos de Abuin

Y dos semanas después, cumplo con la encomienda de plantificar unas cuantas letras que expresen, mínimamente, lo que fue el comienzo de este nuevo ciclo de Canciones al filo. Para alguien que solo puede presumir de ser fiel escuchante, es harto difícil. Pero como también es un honor, consideraremos que un plato musical no se estropea porque un pinche trastee un poco entre los pucheros. Se puede pensar que un guiso, cuanto más tiempo tarde en hacerse, mucho mejor, y no digamos de un buen vino. En este caso, el hecho de comentarlo con tanto retraso, me lleva a olvidarme de muchos ingredientes, pero también se puede deducir que si dos semanas después me sigo acordando del Concierto, es porque lo degusté de manera especial.

Carlos de Abuín en Guadarrama
Copyright Beatriz Pérez Otín

Ese Gran Cartel, que quedará en el blog debajo de este pequeño articulito, comienza con un Concierto al que yo tuve la suerte, el honor y el privilegio de asistir. Yo, mi hermano Rafa y más fieles seguidores de la música cantautoril.

Los ingredientes para el plato conciertil sabatino eran de lo más interesante:
Carlos de Abuin, alma y organizador de este ciclo, acompañado al bajo de Jose Manuel Maillo (¡cómo se le veía disfrutar!), a la batería de Miquel Ferrer, y con la colaboración de su amigo Chema Lara. Fieles escuchantes musicales éramos los que nos dimos cita en lo que fue una antigua iglesia de Guadarrama y hoy es el “Centro Cultural La Torre”, espacios que le dan a la Música un sabor especial.

Si de algo me he dado cuenta, desde que saboreo los guisos musicales de Carlos, es que son de lo más variado y sorpresivos; vamos, que trastea con la experimentación que es un gusto. Con él estoy comprobando que, aunque mi oído musical es de lo más tradicional, me embeleso escuchando sus experimentaciones musicales.
Comenzó con una canción que ya se ha convertido en muy familiar para mí: “Quisiera ser Gulliver”. Si fuese programadora musical de la televisión, la incluiría, sin ninguna duda, como sintonía de algún programa sobre libros. Como también empiezan a serme familiares otras canciones como “Baladilla de los tres ríos”, la primera que le escuché en directo en la Sala Trovadicta, en un Concierto de su amigo Francisco Espinosa. Y una de esas canciones que han hecho en colaboración es “Barcelona”, que tiene como punto de partida otro texto literario, la 2ª parte de el Quijote.

Carlos de Abuín en Guadarrama
Copyright Canciones al filo

Su inspiración también se mueve por hechos cotidianos, como ocurre en “Siglo XXI”. Y no desaprovecha ocasión para transmitirnos su pasión por la Música de Jacques Brel con su canción “Amsterdam”, y por la Música de Hilario Camacho con “El agua en sus cabellos”, sobre un poema de Antonio Machado.
Y junto a las anteriores nos ofreció una degustación de esas canciones que discurren dulcemente: “Nuei”, “La balada de Arnold Breit…”, canción que discurre dulcemente por una historia, y valdría dar la vuelta a la tortilla, digo a la frase: historia que transcurre por una canción. Otros ingredientes, nuevos para mi paladar auditivo, fueron “Johannes Kepler” y “Canción para Norma Jean”, en esta última se nos remontó a su juventud.
Chema, además de su arte con la fotografía, nos deleitó acompañando a su amigo Carlos en “La Balada de Arnolt Breit y…” y se hacía raro verlo con la guitarra de Carlos. A continuación, siguió con la que considera un clásico de su repertorio: “Si te vas”. Al igual que su autor, yo también la considero un clásico y me gusta como tal.

Carlos de Abuín en Guadarrama
Copyright Beatriz Pérez Otín

En lo que podría ser el postre, mención especial para “mi canción”: “La balada de Arnolt Breit y Clara Holt”. Sonó “divinamente” entre aquellas viejas paredes. De las pocas veces que la he escuchado en directo, ésta se me hizo particularmente corta.

Hay canciones que son especiales para empezar un Concierto, y otras que sirven para cerrarlos, lo que en términos gastronómicos vendría a ser el cafecejo. El otro día descubrí que la de “El perdedor” es ideal para ello.

Valor añadido, como si fuese un condimento, son los comentarios que Carlos nos hizo del motivo de cada canción, un escuchante así lo corroboró al finalizar el Concierto. A eso le podemos añadir otra especia, que Chema tuvo en Beatriz Perez Otín a una contrincante fotográfica.

Que disfrutásemos con el Concierto de Carlos no quita para que el post-concierto consistiese en una degustación gastronómica en el fiel sentido de la palabra. Pero esta crónica debería ir en un apartado gastronómico, faceta de la que el compositor Carlos de Abuin podría darnos muy buenas lecciones. Post-concierto en el que las conversaciones fueron pasando del tema musical al teatral. De los pinitos de algunos (Bea) a las actuaciones de otros (mi hermano Rafa, con su grupo Trastos Teatro). Había por allí mucha calidad artística reunida y, rodeada como estaba de artistas (escritores, cantautores, gente del teatro), una solo trata de que se le pegue algo, pero ni por esas…

Yo animo a todos a que no se pierdan los Conciertos que quedan de este ciclo serrano. Varios motivos se mezclan para que el guiso musical sea de lo más apetecible: Músicos que viven su Música, aunque no vivan sólo de ella; lugares con encanto serrano donde la Música suena especialmente bien, aunque no fuesen creados para estos menesteres; sin olvidarnos de la causa solidaria que los mueve, colaborar con Médicos del Mundo, aunque las altas instancias madrileñas se empeñen en lo contrario.

Este artículo carece de comentarios musicales profesionales. Sería un atrevimiento por mi parte meterme en esos berenjenales. Yo solo sé que si tuviese que volver a disfrutar ese concierto lo haría sin dudarlo.

Fdo.: CSC

+ imágenes

Anuncios

Canciones al filo 2010

Un año más volvemos con el Ciclo de autor “Canciones al filo” de la Sierra de Guadarrama, y ya vamos por la VII edición. ¡Quién nos lo iba a decir, cuando comenzamos esta andadura, que llegaríamos hasta aquí!
Este año queremos agradecer de nuevo a todos los municipios participantes su gran esfuerzo. Guadarrama, Valdemorillo, Becerril, Navacerrada, con Collado Villalba a la cabeza, albergarán las actuaciones de 2010.
También queremos agradecer a Infancia Solidaria el haber estado con nosotros en la edición anterior y recogemos el testigo de la ayuda humanitaria con la participación, de nuevo en el Ciclo, de Médicos del Mundo, quien se encargará de gestionar todo el dinero proveniente de las recaudaciones de los conciertos.
Este año también contamos con el apoyo de la emisora online Rockola.fm, a la que estamos muy agradecidos de haberse involucrado con la música de autor y cantada en castellano. Además de otras cosas, crearán una emisora en la que podrás escuchar una selección de canciones tanto de la edición 2010 como de ediciones anteriores.

Gracias igualmente a todos los medios locales por el apoyo que nos brindáis año tras año, Radio Villalba, Cope de la Sierra, Canal7, el Telégrafo, El Diario de la Sierra, El Faro, etc. Y por supuesto gracias a los músicos participantes y a vosotros público, sin el cual todo esto no tendría sentido.

El próximo 18 de febrero, a las 12:00h., en el Ayto. de Collado Villalba, tendrá lugar la rueda de prensa en la que desvelaremos todos los detalles.

Un año más nos alegramos de seguir y esperamos que acudáis y lo disfrutéis.

César Rodríguez en “Canciones al filo”

Después de unos cuantos años escuchando músicas diversas y desemejantes ya en su concepto, ya en su praxis; después de haber escuchado una, más que considerable colección de cantautores, de muy diferente pelaje, llego a dos conclusiones, tan evidentes por sí mismas que casi me atrevería a proponer como axiomas…

La primera, podría explicarse así: si alguna vez algún cantautor novel se me acercara a preguntarme como sería la mejor manera de defender un repertorio en directo solo con guitarra y voz (hago un inciso: a día de hoy esto no ha sucedido, lo que debe ser indicio de que no soy tan viejo como creía…) no dudaría ni un segundo en proponer a César Rodríguez como arquetipo definitivo.

César Rodríguez en Guadarrama

Y es que un directo de César solamente con la guitarra, como el que nos regaló en el centro cultural “El torreón”, además de implicar un supremo deleite –especialmente para el sentido del oído- supone una experiencia ejemplarizante, desde el punto de vista de lo que debería ser un recital de canciones desnudas. Es propietario este cantautor de una técnica de guitarra española envidiable, que para mí quisiera, y de una voz rica en expresividad y elocuencia musicales, que, por supuesto, también le envidio.

La segunda conclusión, es, que este país es un país lamentable y ruin. Que alguien como César sea, a estas alturas de su carrera, disfrutado por un número limitado de afortunados, resulta, sencillamente increíble, inaudito. Cantautores con la calidad de César deberían ser apoyados por quienes tienen los medios y la capacidad de hacerlo, para que sus canciones llegaran a públicos más extensos, y ya de paso contribuir así, a elevar un poco el nivel cultural –musical- de los españoles, que buena falta le hace entre tanto balompié mediocre y tanta rumba mal cantada.

Canciones como las que escribe, vuelan directamente desde su corazón hasta el corazón del oyente, historias de amor, de sexo y de amistad, contadas y cantadas pródigamente, con la humanidad y la nobleza de quién ya lleva vividas, o, ha sido espectador privilegiado de unas cuantas. Así, interpretó con empeño, tesoros de la categoría de “Cortando rosas” o “La mejor forma de tener las cosas claras” o “La noche Kdd”… etcétera, y por supuesto mi preferida: “Déjame entrar” un canto a la sensualidad y a la nocturnidad con alevosía, de los deseos confesablemente inconfesables de amar que todos padecemos.

César Rodríguez en Guadarrama

Una última nota más, ya más personal. Ignoro si César Rodríguez es admirador de la música de Hilario Camacho o no, pero, a mi modo de ver, su manera de enfocar los temas, entronca perfectamente con la obra del siempre genial Hilario; maestro de los sentimientos y del romanticismo, que, como César Rodríguez, nos presentan revestidos de veracidad y de sinceridad. Y es que no se me ocurre mejor encomio para la música de César.

Gracias César.

Fdo: Carlos de Abuín

Entrevista a Cristina Narea para Canciones al filo 2009

Entrevista a Cristina Narea previa a su actuación el 7 de marzo de 2009, a las 20:00h. (una jornada antes del día internacional de la mujer), en el Centro Cultural “Giralt Laporta” de Valdemorillo, Madrid.

Los 5 euros que cuesta la entrada se destinarán a la ONG Infancia Solidaria.

Entrevista a César Rodríguez para Canciones al filo 2009

Entrevista a César Rodríguez previa a su actuación el 21 de febrero de 2009, a las 20:00h. en el Centro Cultural “El Torreón” de Guadarrama, Madrid.

Los 5 euros que cuesta la entrada se destinarán a la ONG Infancia Solidaria.

Luis Ramiro en Canciones al filo

Ayer sábado pudimos asistir al concierto de Luis Ramiro en Canciones al Filo. Fue en un lugar muy especial, como es el Centro Cultural “La Torre” de Guadarrama, antiguamente una iglesia, que ahora –evidentemente- no está consagrada. Así pues, con su inseparable guitarra acústica (una Lakewood de sonido excelente) y un presbiterio de fondo, Luis empezó a cantar sus canciones.

Luis Ramiro

Lo primero que hay que decir es que Luis ha evolucionado muy positivamente como artista desde las primeras veces en que pude escucharle en directo; ha llegado a un punto en que parece que la relación que mantiene con el público es perfecta. Parece que entre él y el público ya está todo dicho, ya está todo explicado y sobreentendido, y por eso mismo no se ve en la necesidad de contar historias acerca de sus canciones o de justificarse o explicarse a sí mismo sobre el escenario: para eso ya están sus canciones, sus músicas y sus letras, su arte.

Luis se permite el lujo de hacer conciertos a la carta, dejando que el público elija en gran medida el repertorio que quiere escuchar. Esto es así, porque el cantautor es uno de esos artistas afortunados que maneja un amplio fondo de canciones propias de las que puede echar mano cuando actúa.

Cantó muchas canciones dedicadas al amor, a sus encuentros y desencuentros, a su independencia personal y a sus recelos frente al matrimonio, etcétera, incluso en una divertida canción llena de palabras esdrújulas. Hubo también sitio para cantar “K. O. Boy” la canción más representativa de su disco, y la que le da nombre: “Castigado en el cielo” con ese ritmo sincopado, intoxicado de reggae acústico, y de poesía hecha canción. También para interpretar uno de sus “Miguelitos”, personaje al que Luis ya ha dedicado cuatro canciones si no me equivoco, y concretamente el que más me gusta de ellos.

Luis Ramiro

No me gustaría terminar sin señalar que Luis, sin ser un gran guitarrista, ha llegado a controlar con habilidad los recursos de la guitarra –arpegios, acordes, rasgueos- y adaptarlos a su repertorio de una manera sobresaliente, dando vida en escena a los temas con unos arreglos sencillos pero muy efectivos. También Luis resulta muy convincente en las interpretaciones vocales, controlando el volumen y la intensidad de su voz, casi susurrando cuando quiere ser íntimo o tierno; gritando con seguridad cuando su voz quiere ser un clamor. Por cierto, y dicho sea a favor de la Casa de Cultura de Guadarrama y de su técnico, que el sonido fue estupendo durante todo el concierto.

En definitiva, ayer tuvimos la suerte de presenciar un concierto muy especial en un escenario también muy especial ¿álguien da más?.

Fdo.: Carlos de Abuín