Esfumato en “Canciones al filo” 2010

Esfumato surge en 2004 como un proyecto en solitario de Enrique Amigó, desarrollando canciones sobre bases electrónicas. El proyecto continúa en estudio de la mano de Javier Monforte. A lo largo de esos años comienza a compartir escenario con Carlos Manzanares que manipula juguetes y sombras.

El proyecto va cogiendo forma y poco a poco, las bases electrónicas van incorporándose al directo y los juguetes van incorporándose al estudio, dando lugar al primer disco de Esfumato “Juguetes y sombras” editado en 2008 con el diseño gráfico de Alejandro González.

El directo de Esfumato, con Enrique a la voz y guitarra, Julio Gonzalo al saxo soprano y Carlos Manzanares se complementa con melodías y efectos enteramente producidos por juguetes y bases electrónicas. El espectáculo se acompaña además de una caja de sombras en movimiento a partir de objetos reales. El escenario es un espacio íntimo en el que se mezclan voz, guitarra, saxofón, sonidos electrónicos, juguetes musicales y sombras.

8 de mayo de 2010
Casa de Cultura Giralt Laporta
Valdemorillo
21:00h.

5 euros a beneficio de Médicos del Mundo

Antonio de Pinto en Becerril de la Sierra

Con la sobriedad de un telón de fondo negro, custodiado a cada lado del escenario por unas cortinas bermellón, aparece en el escenario el cantautor de Lavapiés, Antonio de Pinto acompañado del guitarrista Antonio Toledo. Dos caballeros andantes, llegados desde la capital en autobús a este rincón del Guadarrama, Becerril de la Sierra, de cuyo nombre sí puedo y quiero acordarme.

Sobre las tablas, con sueño quijotesco, se presentan los Antonios con su mejor arma, la guitarra, y una gran colección de canciones de la discografía de Antonio de Pinto que dan de sí y crecen en directo, quizás por la pasión que arroja el interprete en ellas. Canciones, sobre todo, de su último disco “En mi rincón” publicado a principios de este año, y en el que de Pinto puede presumir de haber hecho lo que ha querido, puesto que es un disco autoproducido y grabado en casa con la colaboración de otro cantautor, César Rodríguez. Algo que sólo con mucha experiencia – quizás sus más de quince años componiendo y defendiendo su trabajo en las salas de música – le da voz de autoridad para hacerlo.

Antonio de Pinto en Becerril
Copyright Beatriz Pérez Otín

Volviendo a la cuarta cita del ciclo “Canciones al Filo”, quijotesca también por seguir defendiendo su espíritu a pesar de la falta de medios y sus, en ocasiones, pocos feligreses… nos encontramos con las letras intimistas de Antonio y las melodías de sus canciones, con guiños al rock andaluz de los 70 (siempre en búsqueda de la raíz flamenca), cierta influencia de rock sinfónico, y un aliño de reggae en algún tema, como “1+1”. ¿Y para conseguirlo? Antonio se custodia de la destreza y virtuosidad del gaditano Antonio Toledo, isleño como Camarón, que toca la guitarra con mucho arte. En definitiva, un diálogo sin tregua a 12 cuerdas y cuatro manos, que dejan al “escuchante” sin respiración.

Pese a la austeridad y sencillez de la escenografía, la particular y personal voz de Antonio consigue atrapar a los presentes en cada una de las historias. No ha lugar para el atrezzo que distraiga al espectador de este racimo de canciones, que tímidamente, casi entre susurros, presenta su autor. Y así entre canción y canción nos adentramos en la poesía de temas de actualidad como la inmigración en “Sobre la patera”, dramas como “El columpio de Mónica”, la sobrecogedora “Teatro de marionetas”, e incluso, viajamos hasta “Andrómeda”. Sin olvidar su paso por la canción “En mi rincón” que como dije, da nombre a su cuarto disco.

Antonio de Pinto en Becerril
Copyright Beatriz Pérez Otín

Se siente a “los Antonios” cómodos sobre el escenario, están en casa, aunque esta casa serrana no esté tan habitada como debería. El público está entregado, y después del “Fin” con mayúsculas, llegan los bises que nos despiden de un gran concierto.

Fdo: Beatriz Pérez Otín

Antonio de Pinto en “Canciones al filo” 2010

Antonio de Pinto nace en diciembre de 1965.
Su vocación musical es tardía, ya que empezó a tocar la guitarra a los 23 años, y no fue hasta el año 1993 cuando escribió su primera canción. Luego llegaron sus primeros conciertos junto a otros músicos de su generación Luis Felipe Barrios, Matías Ávalos, Ismael Serrano, Moncho Otero o La oreja universal, con los que crearía “Los Nuevos Juglares”.

Tiempo después participó en los dos discos recopilatorios del sello Fonomusic llamados ”Cantautores, la Nueva Generación”, siendo elegida su canción “Ventanas”. Es entonces cuando empieza a presentar su trabajo fuera de Madrid visitando, entre otros: La Carbonería y La Salamandra (Sevilla), Palacio de Congresos de A Coruña, Santana ( Segovia), La Salamandra (Valladolid) y varios teatros de distintas ciudades de la geografía española.


Autoría y derechos de la imagen Gonzalo Jerez (El Selenita)

En el año 2000 Antonio de Pinto, conocido y admirado cantautor entre los de su generación, se lanza a grabar su primer trabajo en solitario, “Tono Oscuro”. Lamentablemente artistas como él no pueden vivir sólo de la música y alterna sus conciertos con un negocio de muebles de cocina. Después de muchos impedimentos decide volver a grabar, cierra el negocio de muebles de cocina y vuelve a la colmena en Abril del 2002 para completar su segundo trabajo discográfico: “Humo”. En 2005 llega “Currículum” y por último, acaba de publicar y presentar en 2010 su cuarto disco: “En mi rincón”.

11 de abril de 2010
Casa de Cultura
Becerril de la Sierra
19:00h.

5 euros a beneficio de Médicos del Mundo

Pablo Ager y Míguez en “Canciones al filo” 2010

PABLO AGER

Pablo Ager nació en julio de 1983, estudió piano y solfeo en el conservatorio. De ahí pasó a formar parte de un grupo con compañeros de instituto que nunca llegó a cumplir sus expectativas. Así comenzó a subirse a los escenarios de locales madrileños como Búho Real, Libertad 8, Galileo o Clamores. También suele tocar en ciudades como Barcelona o Sevilla. Actualmente tiene dos discos autoproducidos en el mercado: Durmiendo en Azoteas (2005) e Incierta Memoria (2008).

La música de Pablo Ager desafía toda clasificación. Tiene una buena parte de rock norteamericano clásico, algo de canción de autor y mucho de reflejo de su propia personalidad. Letras inteligentes y melodías que perduran forman parte de un estilo propio, que ya se puso de manifiesto en su anterior disco: Durmiendo en azoteas. Su manera de ver la vida tamiza las pequeñas historias urbanas, la soledad, el amor… para darles cuerpo en canciones personales y en muchas ocasiones, conmovedoras. Hay que reseñar también que en su último disco, “Incierta memoria”, contó con las voces de Dani Flaco y Julia Molano.

MÍGUEZ

Manuel Míguez, músico gurriato, comenzó estudiando violín en San Lorenzo del Escorial. Profundizó más tarde en piano, guitarra y producción musical, además de hacerse un hueco en el circuito de conciertos de la capital, presentando su música por salas como Barcelona 8, El Buho Real o el Rincón del Arte Nuevo.

Ha participado en diversas agrupaciones musicales como la orquesta Matisse, el coro de la Universidad Complutense, el grupo rock Pájaros Mojados o la banda del cantautor César Rodríguez.

Actualmente ha creado el proyecto Míguez con el que presenta su primer disco “El aire y el tiempo” (autoproducido en 2009) por varias salas de la Comunidad de Madrid, a la vez que última sus estudios de musicología. En su estilo prima la melodía, los arreglos electrónicos minimalistas y pop rock, así como elementos clásicos.

10 de abril de 2010
Casa de Cultura
Collado Villalba
19:00h.

5 euros a beneficio de Médicos del Mundo

“La casa del mar” en Canciones al filo 2010

La Casa del Mar es un proyecto original y sorprendente que debutó hace 4 años con su primer disco. Un impecable trabajo producido por Fernando Polaino (La Cabra Mecánica, Los Caños, El Combo Linga o Duomo) y respaldado por un elenco de músicos intachables como Iñigo Uribe (ex M-Clan) o Begoña Larrañaga (Urquijo, Sabina…).
La Casa Del Mar acaba de grabar su segundo trabajo discográfico “Mirando hacia el Sur”. Un giro importante en el sonido de “La Casa Del Mar” que sigue apostando por el colorido mediterráneo, fusionado esta vez con ritmos y sonidos más exóticos. La guitarra de Paco Alonso y la carismática voz de Carmenmary se apoyan en una base de ritmos latinos y árabes (Cajón – Congas – Tinaja – Darbuka – Riq – Pandero) y melodías adornadas con nuevos instrumentos (Oud – Baglama- Flauta). ¿El resultado? un estilo diferente y un sonido cálido que sugiere una escapada lejos de lo cotidiano hacia el mundo de los sueños, a un lugar cerca del mar.
“Mirando hacia el Sur” nos habla de la importancia de intentar apostar por los sueños que todos llevamos dentro, entre giros latinos, pinceladas morunas e incursiones electrónicas, gritando una vez más la necesidad de escapar de este mundo materialista y cargado de vulgaridades.

20 de marzo de 2010
Casa de Cultura
Navacerrada
19:30h.

5 euros a beneficio de Médicos del Mundo

Y dos semanas después… comamos, bebamos, y… disfrutemos recordando el Concierto de Carlos de Abuin

Y dos semanas después, cumplo con la encomienda de plantificar unas cuantas letras que expresen, mínimamente, lo que fue el comienzo de este nuevo ciclo de Canciones al filo. Para alguien que solo puede presumir de ser fiel escuchante, es harto difícil. Pero como también es un honor, consideraremos que un plato musical no se estropea porque un pinche trastee un poco entre los pucheros. Se puede pensar que un guiso, cuanto más tiempo tarde en hacerse, mucho mejor, y no digamos de un buen vino. En este caso, el hecho de comentarlo con tanto retraso, me lleva a olvidarme de muchos ingredientes, pero también se puede deducir que si dos semanas después me sigo acordando del Concierto, es porque lo degusté de manera especial.

Carlos de Abuín en Guadarrama
Copyright Beatriz Pérez Otín

Ese Gran Cartel, que quedará en el blog debajo de este pequeño articulito, comienza con un Concierto al que yo tuve la suerte, el honor y el privilegio de asistir. Yo, mi hermano Rafa y más fieles seguidores de la música cantautoril.

Los ingredientes para el plato conciertil sabatino eran de lo más interesante:
Carlos de Abuin, alma y organizador de este ciclo, acompañado al bajo de Jose Manuel Maillo (¡cómo se le veía disfrutar!), a la batería de Miquel Ferrer, y con la colaboración de su amigo Chema Lara. Fieles escuchantes musicales éramos los que nos dimos cita en lo que fue una antigua iglesia de Guadarrama y hoy es el “Centro Cultural La Torre”, espacios que le dan a la Música un sabor especial.

Si de algo me he dado cuenta, desde que saboreo los guisos musicales de Carlos, es que son de lo más variado y sorpresivos; vamos, que trastea con la experimentación que es un gusto. Con él estoy comprobando que, aunque mi oído musical es de lo más tradicional, me embeleso escuchando sus experimentaciones musicales.
Comenzó con una canción que ya se ha convertido en muy familiar para mí: “Quisiera ser Gulliver”. Si fuese programadora musical de la televisión, la incluiría, sin ninguna duda, como sintonía de algún programa sobre libros. Como también empiezan a serme familiares otras canciones como “Baladilla de los tres ríos”, la primera que le escuché en directo en la Sala Trovadicta, en un Concierto de su amigo Francisco Espinosa. Y una de esas canciones que han hecho en colaboración es “Barcelona”, que tiene como punto de partida otro texto literario, la 2ª parte de el Quijote.

Carlos de Abuín en Guadarrama
Copyright Canciones al filo

Su inspiración también se mueve por hechos cotidianos, como ocurre en “Siglo XXI”. Y no desaprovecha ocasión para transmitirnos su pasión por la Música de Jacques Brel con su canción “Amsterdam”, y por la Música de Hilario Camacho con “El agua en sus cabellos”, sobre un poema de Antonio Machado.
Y junto a las anteriores nos ofreció una degustación de esas canciones que discurren dulcemente: “Nuei”, “La balada de Arnold Breit…”, canción que discurre dulcemente por una historia, y valdría dar la vuelta a la tortilla, digo a la frase: historia que transcurre por una canción. Otros ingredientes, nuevos para mi paladar auditivo, fueron “Johannes Kepler” y “Canción para Norma Jean”, en esta última se nos remontó a su juventud.
Chema, además de su arte con la fotografía, nos deleitó acompañando a su amigo Carlos en “La Balada de Arnolt Breit y…” y se hacía raro verlo con la guitarra de Carlos. A continuación, siguió con la que considera un clásico de su repertorio: “Si te vas”. Al igual que su autor, yo también la considero un clásico y me gusta como tal.

Carlos de Abuín en Guadarrama
Copyright Beatriz Pérez Otín

En lo que podría ser el postre, mención especial para “mi canción”: “La balada de Arnolt Breit y Clara Holt”. Sonó “divinamente” entre aquellas viejas paredes. De las pocas veces que la he escuchado en directo, ésta se me hizo particularmente corta.

Hay canciones que son especiales para empezar un Concierto, y otras que sirven para cerrarlos, lo que en términos gastronómicos vendría a ser el cafecejo. El otro día descubrí que la de “El perdedor” es ideal para ello.

Valor añadido, como si fuese un condimento, son los comentarios que Carlos nos hizo del motivo de cada canción, un escuchante así lo corroboró al finalizar el Concierto. A eso le podemos añadir otra especia, que Chema tuvo en Beatriz Perez Otín a una contrincante fotográfica.

Que disfrutásemos con el Concierto de Carlos no quita para que el post-concierto consistiese en una degustación gastronómica en el fiel sentido de la palabra. Pero esta crónica debería ir en un apartado gastronómico, faceta de la que el compositor Carlos de Abuin podría darnos muy buenas lecciones. Post-concierto en el que las conversaciones fueron pasando del tema musical al teatral. De los pinitos de algunos (Bea) a las actuaciones de otros (mi hermano Rafa, con su grupo Trastos Teatro). Había por allí mucha calidad artística reunida y, rodeada como estaba de artistas (escritores, cantautores, gente del teatro), una solo trata de que se le pegue algo, pero ni por esas…

Yo animo a todos a que no se pierdan los Conciertos que quedan de este ciclo serrano. Varios motivos se mezclan para que el guiso musical sea de lo más apetecible: Músicos que viven su Música, aunque no vivan sólo de ella; lugares con encanto serrano donde la Música suena especialmente bien, aunque no fuesen creados para estos menesteres; sin olvidarnos de la causa solidaria que los mueve, colaborar con Médicos del Mundo, aunque las altas instancias madrileñas se empeñen en lo contrario.

Este artículo carece de comentarios musicales profesionales. Sería un atrevimiento por mi parte meterme en esos berenjenales. Yo solo sé que si tuviese que volver a disfrutar ese concierto lo haría sin dudarlo.

Fdo.: CSC

+ imágenes

Carlos de Abuín en “Canciones al filo” 2010

Con motivo de la presentación de la VII edición del ciclo “Canciones al filo” y de su actuación, mañana 20 de febrero en Guadarrama, Carlos de Abuín es entrevistado por Beatriz Pérez Otín en Cope de la Sierra.

Carlos de Abuín

Carlos de Abuín nace en Zaragoza en 1965, aunque desde siempre ha residido en Madrid este amante de la canción desde niño. Cuenta que su primer contacto con la música fue en el coro del colegio donde le reclutaron sin mucho éxito. Luego llegó una guitarra por Navidad y las ganas de hacer algo parecido o mejor que los músicos y grupos a los que admiraba: David Bowie, Clash… la música francesa, la canción de autor.
Comenzó tocando la guitarra eléctrica en grupos de rock: La Brigada Ligera, Rojo Vivo o La Caída de Varsovia, pasando a ser vocalista y (letrista) de las canciones en su último grupo: Rosebud. Carlos de Abuín se nutre tanto de la canción de autor clásica como del pop y del rock en general; así como de la electrónica, la experimentación, el folklore aragonés e incluso el jazz libre. Todo esto aderezado con un aliño de blues rural de fuerte sabor.
Durante 10 años su trayectoria musical se acomodó en un paréntesis, tiempo en el que compuso alguna canción de vez en cuando, estuvo estudiando y escribiendo.
En su haber tiene dos maquetas grabadas: “Cuaderno de un hombre delgado” y “Tecnoterapia”.

20 de febrero de 2010
Centro Cultural La Torre
Guadarrama
19:30h.

5 euros a beneficio de Médicos del Mundo