Míguez y Pablo Ager en Collado Villalba

MODOS DE VIVIR QUE NO DAN DE VIVIR

Inicio esta crónica tomando prestado el título de un señero artículo periodístico del malhadado escritor español Mariano José de Larra. En éste, el periodista, una vez analizados varios oficios modestos desempeñados por gentes en ocasiones rozando una vida miserable, llega a la conclusión de que –sin embargo- el oficio menos verdadero, más pretexto de existencia que genuino oficio, es el de escribir para un público y hacer versos para la gloria. Y como Larra, diremos que, a día de hoy, ejercer de cantautor, de poeta de hermosas palabras y sentidas melodías, oficio es ingrato y sufrido, labor reservada a románticos y tozudos, a músicos –vates- amantes del anochecer pero fieles esposos de impasibles alboradas.

Míguez y Pablo Ager son una muestra más, de las muchas que proliferan por los bares de conciertos de nuestras ciudades, que dignamente desarrollan su actividad; a la cual, dicho sea de paso, dedican mucho tiempo, esfuerzo y amor, y, cuya recompensa, sea mundana, sea espiritual, suele verse mermada e incluso usurpada, por una sociedad que parece abducida por alguna raza enemiga –venida de no se sabe que planeta- y que parece conducirnos sin remedio a la trivialidad y la ordinariez más exasperante.

Pero vayamos con el concierto. Subió primero Míguez al escenario de la Casa de Cultura de Collado Villalba y presentó el concierto con esa tranquilidad de maneras que le acompaña siempre y con una agradabilísima sonrisa de la que, por cierto, nunca se desviste, ni encima, ni al bajar de cualquier escenario. Las canciones de este cantautor (que además acompaña como músico –violín- a otros cantautores como Antonio de Pinto o Cesar Rodríguez) pese a no tener el mismo tempo ni tonalidad, mantienen una unidad entre sí, un tono y un aire de familia que dejan en el oyente una sensación de sosiego y apacibilidad, de estar sumido en un estanque de gentileza, de armonía y comunión con el puro equilibrio devenido en música.

Pablo Ager y Míguez en Collado Villalba

Aunque brilló sobre todo con el piano acústico y la voz sola, es Míguez, si se me permite decirlo, un ilustre representante de un género al que yo también soy muy afín, y que me gusta llamar “trovatrónica”: es decir, canción de autor con elementos electrónicos, programaciones, etc… Aunque es un género del que pueden rastrearse antecedentes a finales de los años setenta (Franco Battiato, Serge Gainsbourg, David Bowie, Pablo Guerrero…) tuvo continuidad en los noventa (Javier Alvarez) y en la actualidad goza de buena salud y quizás quién mejor lo represente y mejor se desenvuelva en él en nuestro país sea Jorge Drexler.

Pablo Ager y Míguez en Collado Villalba

Un momento a recordar del concierto fue cuando Míguez invitó al cantautor Chema Lara, también residente en la sierra del Guadarrama, a hacer un tema juntos “Los restos del incendio” que adquirió nuevas trazas, y se vio beneficiado con los acertadísimos arreglos de guitarra y voz de Chema, y fue interpretado con pasión por Míguez.

El segundo cantautor, Pablo Ager, vino con su nueva guitarra de doce cuerdas, la cual estrenó en este concierto y fue también acompañado por el siempre cumplido y apasionado Maíllo al bajo eléctrico. Pablo estuvo divertido y relajado, bromeando entre canción y canción, exhibiendo sin vergüenza, pero con honestidad, todas esas tablas de cantautor urbano (“he malgastado los años en besar bocas de metro” dice una de sus letras) que ya tiene sobre los hombros a base de patearse garitos de aquí y de allá a lo largo de varios años ya de rodaje de su música. Música que como siempre sigue una línea clara y firme por y hacia el rock y géneros conexos como el country o el folk de raíces norteamericanas. Aunque para mi gusto, la mejor baza de Ager son sus letras en las cuales despliega un universo poético y sentimental de gran calidad y excelencia y de hondo calado.

Pablo Ager y Míguez en Collado Villalba

Hubo sitio en el concierto para tocar un tema al piano acústico también (faceta que Pablo debería –creo- desarrollar más) con solvencia y gracia; hubo lugar para que se acompañara también con la armónica e incluso para estrenar alguna canción, y, también, para realizar un dúo improvisadísimo, con Míguez, ya que éste tuvo el bonito, generoso detalle de cantar una canción de Pablo Ager como pequeño homenaje a la música de su compañero de escenario.

Pablo Ager y Míguez en Collado Villalba

Terminaremos esta crónica retomando la idea inicial de la misma: conciertos como los de estos artistas constituyen auténticos actos de valentía en una época poco amable con los francotiradores de la trova. Por ello les admiro, les alabo y les aplaudo, y creo que todos deberíamos hacerlo. Por su esfuerzo y coraje; por su entrega y su especial destreza. Y es que Míguez y Pablo Ager son, sin discusión posible, y si se me permite parafrasear a Federico García Lorca: hombres a los que les suena el esqueleto.

Fdo: Carlos de Abuín

Anuncios

Una respuesta

  1. Hola!! Somos un grupo de música llamado Le om de buda, hemos encontrado tu blog y queríamos preguntarte si sería posible hacer alguna colaboración contigo, siempre que nuestras canciones y nuestro proyecto te parezcan atractivos y confíes de un modo u otro en ellos, para nosotros sería todo un placer,….

    Puedes encontrar algo de material en http://www.myspace.com/leomdebuda para así poder hacerte una pequeña idea de nuestra música y todo lo que intentamos englobar con ello…

    Sin más, agradecerte tu tiempo y recibe un saludo de Le om de buda….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: