La Casa del Mar en Navacerrada

Un viaje de fuera hacia dentro. Del frío que acompañó el primer día de la primavera al calor de La Casa del Mar: Carmenmari y Paco, que, con su espectáculo llevaron de la mano a todos los asistentes a un viaje a través de la música, la palabra y la imagen, por la vida, desde el nacimiento hasta la muerte.
En el escenario una jarapa, un par de tinajas, una tetera… con té, y varias lámparas de fuego que dibujan el hogar de La Casa del Mar al que todos estábamos invitados. Al piano un viejo compañero de ellos, Iñigo Uribe, que también acompañó en alguna canción con la flauta travesera; en la guitarra Paco, que sorprendió con un curioso instrumento turco llamado Baglama, y Carmenmari, que alza su voz en cada canción y dirige este peregrinaje musical como segura capitana del barco.

La Casa del Mar en Navacerrada

Al fondo, una pantalla sobre la que se proyectan imágenes acordes con cada canción, con cada ritmo… un cálido ambiente para recrearse e inspirarse. Y entre canción y canción para su presentación, algunas frases de Unamuno, Neruda, Coelho… y un recuerdo para el recientemente fallecido Miguel Delibes.
En definitiva un estímulo para los sentidos, la vista, el oído, el gusto… un concierto de hora y media en el que Paco y Carmenmari repasaron su discografía, en esta ocasión, quizás más étnica, jugando la percusión un importante papel en cada tema. Versionaron, además, temas de Sting, Simon & Gartfunkel y Noa.

La Casa del Mar en Navacerrada

Carmenmari canta con pasión los temas que firma La Casa del Mar. De vez en cuando, Paco interviene como segunda voz y consigue que cada canción crezca más y resulte más sólida con su diferente tesitura vocal en cada una de sus intervenciones. Quizás se echó de menos más esta segunda voz a lo largo de la velada, posiblemente por quedar algo más baja de volumen.

La Casa del Mar en Navacerrada

Con el amor por bandera, el amor a la vida, a los hijos, a la pareja, a los amigos y la familia, el concierto no deja de ser un mensaje en una botella para que cada uno de los presentes reflexionemos desde nuestra pequeña isla, y nos preguntemos cuáles son nuestros sueños para salir a buscarlos valientes, sin decaer ante las adversidades.

Fdo: Beatriz Pérez Otín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: