Riki López en “Canciones al filo”

Sí, lo reconozco ¡me lo he pasado pipa y lo recomiendo! Y eso es lo único que me ha pedido Riki a cambio de su actuación: que lo recomiende a los amigos y a los enemigos, pero que lo recomiende, porque al fin y al cabo él no vive de una actuación… sino de muchas. Aunque él dice no actuar: es sincero.

Riki López en Colmenarejo

No hay nada mejor que una dosis de Rikismo para acabar la noche de sábado como si de tu primera nochevieja se tratase: borracho, descamisaó y sin chaqueta (versión masculina), con el rimel corrido, los zapatos en la mano y la chaqueta del de antes (versión femenina); y ambos, masculino y femenino, pensando que es lo mejor que les ha pasado en la vida. Pues así es. Ver a Riki López es lo mejor que me ha pasado en la vida, aunque yo, mañana, resacosa y con el rimel corrido, piense distinto. Lo que tengo claro es que si no puedes tener un Riki en tu vida, sí puedes llevarte su disco “Buenrollitina” a casa, con DVD y todo, “fijaté”, eso si te dejan. Porque lo que es a mí… no me dejaron ni uno y ahora ando metida en su web: www.rikilopez.com, a ver si lo compro.

Me resulta curioso que este cantahumor participe en “Canciones al Filo”, quizás porque casi siempre le encasillan como cómico, sin embargo para él es algo natural de lo que se siente orgulloso pues como se reivindica es como cantautor y ¿qué hacen los cantautores?, pues eso: reivindicar. Y para demostrarlo, en su concierto hace canciones de amor, sentado, baladas desesperadas, habla de mantis atea, se venga de las ex con una canción por derecho, pero sobre todo por dinero, sin olvidarnos de lo más arraigado y contundente para definirse “cantautor clásico”: escribir temas protesta y, en su caso, contra la emancipación y la globalización. Porque no hay nada mejor que comer el menú del Bar Rambo, frente a los burrikin o los maradonas, o vivir con tus padres hasta los 40. Y ahora que está de moda, poner a La Cibeles a estudiar el código de la circulación para recuperar los puntos del carné.

Riki López en Colmenarejo

No me gustaría despedirme sin presumir de que fui yo quien presentó a Riki López a la selección española de baloncesto y gracias a una de sus canciones ganaron el mundial de Japón. ¿Su fórmula secreta? “el busto es mío”, aunque todo el mundo la llame ahora la de “las tetas”, que es lo más fácil, ya lo dice el refrán.

Aterrizo en casa pensando si lo que he visto es un concierto o una sesión del Club de la Comedia. La verdad es que me da igual, digamos lo que dice el protagonista de la noche que él es un cantautor cómico y así es como se desarrolla su espectáculo, entre la palabra hablada y la canción, sin orden, pero con concierto.

Fdo: Beatriz Pérez Otín

Anuncios

2 comentarios

  1. jo, qué bien escribes Beatriz…

    mil gracias por la magnífica crónica

    besos

  2. Otra que se apunta al “me lo pasé pipa”. Y lo mismo les ocurrió a mis tres acompañantes : mi hermano y mis amigos Rosa y Juan Carlos.
    Iba casi con la seguridad de que me iba a gustar, aunque solo tenía de referente “la canción desesperada”, la que había escuchado hace tiempo en el programa de Víctor Alfaro “Al caer el sol”. Preferí en este último tiempo no escuchar nada más y seguir descubriéndolo en un directo.
    La verdad es que Riki no te da respiro para dejar de reír. Ni para dejar de pensar, aunque en ocasiones sea cumpliendo al pie de la letra su segunda parte del dicho : “quien ríe el último…….”

    Se echó de menos “al de la pipa”, osease el comentarista primero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: